Historia

Durante siglos el mercado se realizaba en varias calles y plazas de la ciudad. Inicialmente se contaba con la presencia física del ganado, pero posteriormente, durante los años setenta del pasado siglo XX, los distintos controles sanitarios comportaron la supresión del producto, aunque continuó viva la asistencia de los operadores: ganaderos, fabricantes de pienso, payeses, comerciantes, mediadores, tratantes, transportistas y un largo etcétera de oficios y profesiones vinculadas al mundo rural. Fue el 24 de febrero del año 1984 cuando se constituyeron las primeras comisiones de precios, la del porcino y la del bovino. Rápidamente la publicidad del precio se convirtió en un elemento importante de los mecanismos del mercado. 
 
Durante los primeros años de funcionamiento de la Lonja de Contratación y Mercado en Origen de Vic, se habilitaron unas instalaciones, de propiedad municipal, mientras se estudiaba la futura ubicación de la Lonja. Finalmente fue en el edificio llamado «El Sucre» donde la Cámara de Comercio de Barcelona pudo ofrecer unos espacios adecuados para la actividad: sala de lonja, sala de contratación —la llamada Sala Sert—, salas para las comisiones de precios. La divulgación de los precios se hizo por distintos medios, de los que el más apreciado es la entrega de la hoja de precios tan pronto como termina la sesión de cada comisión. 
 
Mediante la Resolución del director general de Producción e Industrias Agroalimentarias del 31 de octubre de 1985, se inscribió la Lonja y Mercado en Origen de Vic en el Registro Especial de Mercados en Origen (DOGC núm. 620 de 2-XII-1985) y posteriormente se inscribió con carácter definitivo por resolución de fecha 2 de diciembre de 1988, y era la entidad gestora del mercado en origen la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Barcelona. 
 
Desde el inicio la asistencia de operadores a la Lonja fue muy importante, de un número superior al millar todos los sábados. En estos últimos tiempos, a causa del abandono de la actividad por parte de muchos ganaderos, la concentración de grandes producciones, la integración del ganado en determinados sectores y los nuevos sistemas de comunicación, ha disminuido el número de operadores de modo sustancial, pero el contacto humano y el trato personal, en definitiva, continúan siendo elementos indispensables del mercado. Si bien es cierto que ha bajado la necesidad de asistir a 52 mercados al año, no ha dejado de ser una acción indispensable encontrarse para hacer tratos, aunque quizás a más largo plazo; no se puede obviar un hecho inherente a la naturaleza humana como es el de hablar para llegar a acuerdos. 
 
El mercado dispone de una regulación estatutaria que vehicula su funcionamiento y el de sus órganos: la Junta Rectora de la Lonja y las Comisiones de Precios, éstas últimas formadas por un número paritario de compradores y vendedores con la finalidad de consensuar el precio o, en su caso, someter a votación la decisión cuando no se llega a un acuerdo. 
 
Actualmente están en estudio nuevas formas de comercialización de los productos por medio de la intervención de la Lonja, tanto mediante la constitución y la gestión de un mercado de futuros especializado en el porcino, como mediante otras fórmulas que sean de utilidad para los operadores, de modo que se ofrezca seguridad en las producciones, las entregas y los precios.  

 
Llotja de Contractació i Mercat en origen de Vic | 902 448 448 ext. 1038 | C. Historiador Ramon d’Abadal i Vinyals, 5 | Edifici El Sucre | 08500 Vic | T 93 889 54 14 | F 93 883 39 49 | llotjadevic@cambrabcn.org
DATOS CORPORATIVOS | NOTA LEGAL